Embarazos adolescentes y la importancia de la educación sexual en Guatemala (Parte I)

En Guatemala 23 de cada 100 embarazadas son adolescentes, según un estudio elaborado en 2012 por la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia (Segeplan). La mayoría enfrenta el problema sola y muchas veces se ven obligadas a abandonar sus estudios creando un futuro incierto para su bebé.

Un lugar que trabaja para erradicar el problema es APROFAM, una institución privada ubicada en la en 5a Ave. 13-18 Zona 1 de la Ciudad de Guatemala que se encarga de prestar servicios integrales de salud sexual y reproductiva con calidad. Permite que las familias de escasos recursos en el país tengan atención adecuada en el momento que lo necesiten, ya sea por distintos aspectos de salud en una mujer embarazada o en la educación sexual dentro de la sociedad.

Al visitar las instalaciones lo primero que sale a relucir es el orden y la limpieza. Las horas con mayor afluencia de mujeres son en la mañana. Se prestan diversos servicios, entre ellos las clínicas de obstetricia, ginecología, pediatría, medicina para adultos, especialidades, planificación familiar, salud sexual y reproductiva, medicina general y por último, de adolescentes.

En entrevista a la licenciada Bryseida Zúñiga, educadora sexual de dicha institución, el lugar actualmente cuenta con la campaña “Prevenir con educación”, con la cual se cree firmemente que los embarazos en adolescentes pueden disminuir si se informa a la población y se educa sobre los cuidados que una pareja sexualmente activa debe tener.

“Somos parte de ese grupo impulsor que está luchando para que el Estado asuma su compromiso, trabajamos como eje transversal de la educación integral de sexualidad, damos charlas en diferentes colegios e instituciones, manejamos bebés electrónicos, contamos con la clínica que presta servicios a bajo costo y cuando nos invitan a alguna feria de salud también educamos por ese medio”, mencionó.

Otro dato señala que una de cada dos mujeres menores de 20 años ya es madre o está embarazada y que en 2012 aproximadamente 3,100 niñas entre 10 y 14 años tuvieron un bebé. Por lo tanto, la solución que presentan es educar a la sociedad para evitar que esto suceda. “Es un desafío pero es importante que se dé el proceso de educar para que se fortalezca el pensamiento crítico y que los jóvenes puedan optar y exigir, que reconozcan sus derechos pero también sus responsabilidades”, agregó.

Jóvenes hacen uso de los  simuladores de embarazo.

Jóvenes hacen uso de los simuladores de embarazo como parte de su educación sexual.

Es notable que en Guatemala existe un atraso en la educación en todo sentido pero la falta de esta en cuanto a sexualidad es igual de alarmante y esto se da en cualquier esfera social. Ana Solares, profesora de un colegio privado, comentó sobre la falta de información en sus alumnos con respecto al tema, “niños de 14 y 15 años aún no toman clases de sexualidad. A pesar de ser un colegio privado se han visto varios casos de embarazos en alumnos que aún no terminan el bachillerato”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s